Mantente informado de El Registro Federal de Contribuyentes y el reciente presentación de la factura electrónica 2018.



Fue el primero de julio de 2017 cuando la versión 3.3 de la facturación electrónica comenzó funciones, se creía que el intercambio se haría rápidamente, sin embargo, no fue de esta forma, y el SAT tuvo que exender la fase de substitución prácticamente hasta fin de año, plazo al que se llegó con mucho rezago, debiendo instituir una segunda fecha, en esta ocasión el uno de diciembre de dos mil dieciocho y esperando que en ese momento la información solo proviniera de una fuente. Muchos días han pasado desde entonces, y varias personas todavía no pueden vislumbrar la suplantación. Pero en realidad es muy simple, gracias a la expansión del Servicio de Administración Tributaria y la manera en que ha facilitado los procedimientos para los interesados, se han anexionado a la táctica tributario muchos pequeños empresarios que hasta hace poco eran informales, como también aquellos que apenas empiezan en el mundo laboral, transformándose en contribuyentes formales, así que esto amerita más eficacia, y sencillez en los métodos utilizados por ellos.

200 facturas por segundo son creadas en nuestro país, provenientes de las operaciones entre 400 personas físicas o morales y el SAT, estas actividades económicas generan una cantidad enorme de información que debe manejarse de la manera más adecuada que se encuentre para cuidar el perfil fiscal de aquellos que son parte de la base de datos del RFC, cifra que no se sostiene estática pues día a día se añaden nuevos registros. Desde luego, la representación hacendaria se ve muy complacida, pues esto quiere decir que el mejoramiento funciona, y también que la relación con los tributarios se vuelve cada vez más sólida.

Queda claro que para muchos un canje en la práctica de facturación es complicado, pues es una fase que abarca invertir, capacitación y riesgo, no obstante, se trabajó duro por más de un año para conseguir que la tecnología sirviese bien al fin de fundir las fuentes de información financiera y mejorar su calidad. Encima, se necesitó una capacitación intensiva e incesante, así como el trato con el ámbito empresarial. En relación a los contribuyentes, se dio el tiempo conveniente para la etapa de transición, pues, a pesar de que la actualización 3.3 se puso en vigor el 1 de julio de dos mil diecisiete, fue obligatoria hasta el primer día de este año, por lo tanto, un término de seis meses es adecuado para conseguir un intercambio escalonado y apropiado.

Con la actualización de la factura electrónica se ha logrado facilitar el cumplimiento fiscal y progresar el control tributario, pero si le resulta interesante conocer más a fondo todos y cada uno de los detalle, puede hacerlo consultando las especificaciones técnicas del CFDI 3.3 expresadas en el Anexo veinte, igualmente puede echar una ojeada al catálogo, la estructura y el estándar que se encuentran en el sitio en línea del SAT. Ahí también se ofrece una herramienta gratis para producir la factura bajo las reglamentaciones. Para su utilización es requerida la firma electrónica y certificados de sello digital actuales, mismos que únicamente se obtienen luego de haberse inscrito en el RFC.

En general, la actualización incluye 22 nuevos campos de datos destacando el empleo de CFDI, régimen fiscal del transmisor, número de registro tributario del receptor, uso de CFDI para el receptor, adicionalmente esta actualización recoge diecisiete nuevos catálogos, como: clave en unidades de medida, distrito postal, y sobre todo clave- producto- servicio. Es decir que ahora se tendrá que decidir de entre más 50 mil códigos la clave del producto. También se agregaron cuarenta y seis reglas, entre ellas el Registro Federal de Contribuyentes del receptor registrado; franja horaria basada en el C.P. del emisor; régimen fiscal del transmisor. En cuanto a la regla de validación del rfc, funciona confirmando por medio de PAC, si Haga clic en este enlace el rfc del receptor se encuentra en la base de datos del SAT, y si no encuentran coincidencias, la factura no es timbrada, con esto se evitan manejos indebidos y mejorar la relación del contribuyente con la autoridad tributaria. Puesto que regularmente se transfiguran los gastos, con la idea de eludir impuestos, pero habrá mayor control sobre esto, revisando antes de timbrar alguna factura, que realmente el contribuyente existe y esté correctamente dado de alta.

Aún cuando empezar con un nuevo modo de facturas sea extenuante, realmente merece la pena por la seguridad que ofrece a cambio, a fin de todo, la adaptación es lo que permite el progreso y todo aquel que busca salir adelante, lo hará a la par del desarrollo de la economía y sus rumbos de regulación.

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15

Comments on “Mantente informado de El Registro Federal de Contribuyentes y el reciente presentación de la factura electrónica 2018.”

Leave a Reply

Gravatar